Predicciones Mayas 2018

Predicciones mayas 2018

En este último año (del 26 de julio de 2016 y hasta el 26 de julio de 2017), reinó la intensidad del sello Tormenta Espectral. Liberar y limpiar era lo esencial, entregarse al cambio que toca, “hacerse cargo” y tomar las riendas de generarlo. Porque la transformación ya no viene de afuera, sino que va por dentro.

Desde el 26 de julio de este tiempo comienza para nosotros, quienes seguimos este tiempo en arte que es el Sincronario Maya, el año Semilla Cristal Amarilla.

Descubrí cuál es tu sello de nacimiento según el Calendario Maya

La Semilla en esta frecuencia Cristal trae reunión para sembrar una nueva forma, para nacer a la esencia en grupo, para madurar aquello que quedó vivo, fuerte y purificado luego del pasaje del año Tormenta.

Ahora hay que sembrar, concentrarse en lo que deseamos florecer de nosotros mismos en la tierra. ¿Qué nuevas creencias deseo germinar?

Universalizarse es parte del proceso, pero no para seguir modelos, banderas o líderes, sino para compartir aquella sabiduría que nace en todos al momento de guiarnos por el corazón. Cuando liberamos miedos, sacamos a la luz la magia que todos creamos y damos al conectarnos con el amor universal.

Cómo calcular la numerología de tu nombre

Si bien esta es la esencia del año Semilla, hay un recorrido de energía que acompaña el año, y este impulso es: florecer junto con otros.

Esta nueva etapa pide conectar con lo invisible. Pide abrirse a la magia que todos podemos manifestar si conectamos con el corazón, con aquello que nos da alegría, nos enaltece, y nos permite re preguntarnos, ¿por acá hay alegría? ¿hay disfrute? ¿hay amor propio?

El desafío es justamente entrar en el tiempo interno, animarnos a ver y reconocer aquello que nos aleja de lo verdadero, de lo esencial, de la fuente. Respetar ideas ajenas, aceptar creencias sin dejar de practicar la propia. El servicio está en animarse a despertar, en animarse a volar el propio vuelo, sin imponérselo a otro y tampoco permitiendo que el otro me lo imponga. El despertar es colectivo, así como hay amor, hay furia. Somos el Yin y Yang planetario, los humanos somos la raza que da vida y mata.

¿Por qué el 7 es un número mágico?

Este año nos lleva a confiar en el propio poder y en el amor como la herramienta sanadora. Plasmar desde el arte la sanación, amarse de manera legítima e incondicional y dejar de tenerle miedo a lo cursi, ya que en lo simple está el cambio verdadero. La semilla es simple, y guarda en sí misma toda la información que deviene en crecimiento y en poder.

El mayor aporte planetario es ser consecuentes con nosotros mismos, con lo que creemos y creamos. Esta nueva etapa pide liberar miedos falsos, autoimpuestos, y comprenderlos, para separarlos del amor.

En este año semilla maduramos un propósito colectivo, afianzamos el alma para compartir la transformación. Ya no hay un Maestro, somos todos parte de una misma maestría, la de evolucionar siendo felices, la de despertar a algo mejor y tener compasión por aquello que aún sigue enceguecido en una forma vieja. Si muchos cambiamos de piel, eso se vibra en un todo. Si creemos en la magia, hay que hacerla y practicarla, hay que sembrarla cada día, volverla rito, y animarnos a recordar nuestra misión de amor en la tierra.

Predicciones mayas 2018

Ruinas mayas. Calendario maya basado en las 13 lunas del año.

13 claves

1. El propósito: Iniciar el viaje del alma, explorar lo desconocido, recordar la misión. Tomar las riendas del propio cambio, elegir desde donde interpretar y vivir la vida.

2. El desafío: Actuar con integridad, aceptar la propia verdad y respetar las otras verdades existentes. Pensar con el corazón y ser tolerantes.

3. El servicio: Crear nuestra visión en la tierra, y permitirnos ser y dejar ser.

4. La forma: Confiar en lo que somos y deseamos ser.

5. El poder: Es estar presentes, cada día.

6. El equilibrio: Estar ordenados, adentro y afuera. Ver qué nos espeja el entorno.

7. La canalización: Autogenerando los cambios, sintiendo nuestro estado energético.

8. La integridad: Es iluminar las sombras, dándonos luz, amor en todo momento.

9. El pulso: Nutrir el nacimiento de tu propio ser.

10. La manifestación: Comunicar el espíritu y estar conectados.

11. La liberación: Activar la intuición, revisar y soltar miedos. Sentirse abundantes por ser.

12. La cooperación: Florecer la propia semilla, el alma y prestarnos atención. Sanar en grupo. Crear redes, compartir el viaje del alma.

13. La Trascendencia: Cuidar el cuerpo, escucharlo, permitir el cambio de piel, soltar y darle la bienvenida a lo nuevo.

Info sobre el Calendario Maya

Un calendario es un calibrador de ciclos, biológico y galáctico, que sintoniza todos los sistemas con los patrones del tiempo universal. Es un instrumento para medir el tiempo que programa y ordena la vida.

Una llamado chamánico: los viajes con tambor

El Calendario Maya está basado en el ciclo de la luna de 28 días.Son 13 lunas perfectas y armónicas, de 28 días cada una, que resultan en 364 días + 1 día (25 de Julio). Este es el día fuera del tiempo, día de la paz y sincronía mundial.

Esto nos da como resultado los 365 días, que es el ciclo de la tierra alrededor del sol. La luna gira alrededor de la tierra 13 veces en un año.

El calendario maya nos alinea con la armonía de la naturaleza y nos sincroniza con el ritmo natural y original de la tierra y del universo. Nos conecta con esta frecuencia natural del tiempo, concentrada en el número 13:20, que está en cada uno de nosotros.

Esta frecuencia fue originalmente usada por los antiguos mayas, los guardianes del tiempo, los maestros de la armonía universal, y también se encuentra en nuestro propio cuerpo, en los 20 dedos de las manos y los pies; y en las 13 articulaciones principales.

* Por Carla Maria Battaglini, facilitadora del Calendario Maya y lectora de Registros Akáshicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *